Home / Locales / Agro / Cementados Juan Nadalín e Hijos: De la fabricación artesanal de rejas de arado a una empresa con presencia en todo el país
El plantel de empleados de firma Juan Nadalín e hijos, una de las bases de la empresa

Cementados Juan Nadalín e Hijos: De la fabricación artesanal de rejas de arado a una empresa con presencia en todo el país

Hace 25 años, detrás del patio de su casa y con más ingenio y creatividad que medios, Juan Omar Nadalín comenzaba a trabajar en la construcción de implementos agrícolas para el movimiento de suelo. Entonces no sabía que más de dos décadas después junto a sus hijos Juan José (33) y Juan Manuel (24) convertiría ese pequeño taller en una empresa familiar pujante que vendería sus productos en distintas provincias argentinas y en el exterior. ace 25 años, detrás del patio de su casa y con más ingenio y creatividad que medios, Juan Omar Nadalín comenzaba a trabajar en la construcción de implementos agrícolas para el movimiento de suelo. Entonces no sabía que más de dos décadas después junto a sus hijos Juan José (33) y Juan Manuel (24) convertiría ese pequeño taller en una empresa familiar pujante que vendería sus productos en distintas provincias argentinas y en el exterior.  Juan Omar construía rejas de arado a partir de los flejes de los autos que habían quedado como chatarra. Su tarea consistía en enderezarlos, afilarlos, soldarlos y dar forma a las primeras rejas que comenzó a comercializar, construidas de manera realmente artesanal.  Con el correr de los años, la empresa familiar se transformó en “Cementados Juan Nadalín e hijos S.A.” e incorporó paulatinamente la fabricación de recubrimientos para equipos de trilla; la venta e importación de cerámica “Alúmina” que es un producto anti desgaste especialmente trabajado para cada pieza; la fabricación de recubrimientos para maquinarias que se utilizan en minería; la venta de repuestos agrícolas, sinfines y balanceos, sin dejar nunca la fabricación de los implementos para el movimiento de suelos, que fue el motor de la empresa.  Hace alrededor de 18 años el taller se trasladó a la calle Santa Rosa 580 de barrio Norte, pero los proyectos de los Nadalín no pueden desarrollarse en el lugar de manera adecuada. Por ese motivo es que ya poseen un terreno en el Parque Industrial Leonardo Da Vinci, al cual le construyeron  el cierre perimetral y en el que tienen pensado levantar dos naves para trasladar tanto la fábrica como el sector de administración.  En diálogo con TRIBUNA, Juan Manuel Nadalín sostuvo que junto a su hermano están poniendo todo el empeño y el trabajo para que lo que su padre comenzó “continúe creciendo y nos sigamos consolidando en el mercado”.  “Mi papá arrancó prácticamente solo, luego se fue conformando un equipo de trabajo y en la actualidad somos 18 personas que estamos trabajando en la empresa, para llevar la fábrica adelante y siempre con el objetivo de avanzar y seguir progresando”, señaló el empresario.  “Si comparamos nuestra fábrica hoy con lo que era cuando mi papá comenzó el crecimiento ha sido realmente importante. Uno en Argentina no se queda con lo que hace sino que va siempre en busca de nuevos mercados, y en nuestro caso hemos dejado un poco más atrás el tema de movimiento de suelos y nos dedicamos más al recubrimiento anti desgaste, y si bien empezamos trabajando con el sector agrícola hoy también estamos apuntando a la minería”, expresó Juan Manuel.  Al referirse a los revestimientos anti desgaste Juan Manuel manifestó que hay varios tipos, todos dedicados a alargar la vida útil de las piezas de la maquinaria, pero en su caso específico se han dedicado al revestimiento cerámico.
La situación actual  “Hoy la situación no es ni más sencilla ni más difícil que durante el gobierno anterior, pero en la actualidad lo que se ve es un panorama más claro, no hay tantas trabas si uno tiene las cosas en regla en lo que respecta a la importación, y por eso nosotros no tenemos ningún tipo de problema en estos momentos”, expresó Nadalín.  “Con respecto al gobierno nacional, si bien hay gente que tiene diferentes posturas, puedo decir que nosotros en este momento estamos bastante bien, porque hay líneas de crédito accesibles que nos pueden permitir hacer nuevas inversiones. Pero esto sucede hoy y mañana uno no sabe, porque en nuestro país es muy difícil tener un panorama claro y por eso las inversiones tienen que ser a corto plazo, y ese corto plazo para una empresa como la nuestra hoy no es tan viable”, analizó.  “Cementados Juan Nadalín e hijos S.A.” tiene clientes en toda la Argentina, más allá de que una gran parte de la cartera se ubica en Córdoba por la relación de nuestra provincia con el agro. Pero además, en la actualidad la empresa está exportando sus productos a Uruguay y Bolivia, países donde también brindan servicios.  De esta manera, la empresa “se fue expandiendo y fue cambiando el rumbo, porque uno en este país no puede quedarse en un solo rubro o un solo producto, así que permanentemente se están buscando nuevas visiones y objetivos para seguir adelante, cambiando mucho la modalidad con la que empezó nuestro padre hace 25 años”, apuntó el joven empresario.

Traslado al parque industrial

Con relación al traslado de la empresa al Parque Industrial de Río Tercero, el empresario Juan Manuel Nadalín manifestó que la idea surge porque “como muchas empresas de la ciudad, estamos siendo afectados por la urbanización que se ha dado. Cuando nosotros abrimos el galpón la zona no estaba tan poblada como en la actualidad, y ha llegado un punto en que nuestra empresa está viendo un futuro que requiere la utilización de un espacio mayor, por eso para seguir progresando debemos ampliar nuestro espacio físico y proyectamos trasladarnos al Parque Industrial”. Con relación al traslado de la empresa al Parque Industrial de Río Tercero, el empresario Juan Manuel Nadalín manifestó que la idea surge porque “como muchas empresas de la ciudad, estamos siendo afectados por la urbanización que se ha dado. Cuando nosotros abrimos el galpón la zona no estaba tan poblada como en la actualidad, y ha llegado un punto en que nuestra empresa está viendo un futuro que requiere la utilización de un espacio mayor, por eso para seguir progresando debemos ampliar nuestro espacio físico y proyectamos trasladarnos al Parque Industrial”.  “En este momento la situación está un poco trabada, pero confiamos que con nuestro compromiso y con el apoyo de la Municipalidad conseguiremos nuestros objetivos y la empresa podrá ampliarse en el Parque, lo que nos va a permitir tener más trabajo y generar fuentes de trabajo para la gente de nuestra ciudad”, agregó Juan Manuel Nadalín.  En un terreno de 9000 metros cuadrados, la empresa “Cementados Juan Nadalín e hijos S.A.” tiene pensado construir dos naves para trasladar el sector de administración, fabricación y de stock, pero además tienen como meta sumar la fabricación de cerámica en Río Tercero para no tener que importar toda la materia prima que utilizan en sus trabajos.  “Para eso hay que ver cómo se van desarrollando los gobiernos, porque siempre trabajamos con incertidumbre al no saber hacia dónde van a apuntar las políticas tanto nacionales como provinciales, pero siempre seguimos apostando a hacer un poco más”, sostuvo Juan Manuel.  También el joven empresario expresó que en la actualidad están importando toda la cerámica y que están viajando mucho para traer nuevas herramientas y nuevas tecnologías en lo que se refiere al material anti desgaste. Asimismo, agregó que con su hermano Juan José están embarcados seriamente en lograr los objetivos que se han propuesto, especialmente para poder fabricar y dejar de importar la cerámica “siempre que den los números y tengamos apoyo, porque somos una empresa familiar y todo nuestro capital lo estamos invirtiendo en nuestro futuro”.  “Necesitamos trasladarnos al Parque, a un espacio más amplio, para poder probar nuevas maquinarias y adaptarlas a lo que pretendemos, porque no existen máquinas para lo que nosotros queremos hacer y debemos adaptar máquinas y herramientas que hoy se están utilizando para fabricar otros productos, así que dependemos mucho del espacio del que podamos disponer”, explicó.  Una vez que solucionen los pormenores del traslado y puedan organizar varios aspectos, la idea es estar instalados en el Parque Industrial para finales del año 2018, “al menos la mayor cantidad de nuestras máquinas, para comenzar a fabricar directamente allá y manejar también desde allí todo lo administrativo”, sostuvo Juan Manuel.