Home / Sin categoría / CINE CLUB “Mi tierra”: Una historia que muestra una difícil realidad

CINE CLUB “Mi tierra”: Una historia que muestra una difícil realidad

Setiembre avanza y el ciclo de cine francés que se realiza en la Biblioteca Urquiza, también. El próximo jueves 22 se concretará una nueva proyección, a las 21, con entrada libre y gratuita.
La propuesta de “Vive le Cinema”, el ciclo que coordina Mauro Gallardo, es el filme “Mi tierra”, una comedia dramática del año 2013, dirigida por Mohamed Hamidi y protagonizada por Tewfik Jallab y Jamel Debbouze.
La película narra la historia de Farid, un joven nacido en Francia, quien tiene que ir a Argelia para salvar la casa de su padre. Conoce así un país que jamás había visitado, pero también a una serie de personajes sorprendentes cuyo humor y sencillez lo cambiarán profundamente.
El cine francés ha sido uno de los que más pendiente ha estado en tratar el tema de la inmigración y los inmigrantes en sus películas. “Mi tierra” no obstante incluye la novedad de que lo que el protagonista vive, ocurre en el país de origen de sus padres.
Con motivo de la guerra de independencia de Argelia entre 1954 y 1962, muchas familias se vieron obligadas a marcharse de su país, la mayoría de ellas con destino a Francia. El padre de Farid, el protagonista de “Mi tierra” fue uno de los muchos argelinos que decidieron abandonar su país para comenzar una nueva vida.
“Esta es una película que habla sobre el descubrimiento de nuevas culturas y una forma distinta de ver la vida”, resaltó Gallardo.
Farid, aunque es de origen argelino, es francés de nacimiento y desconoce Argelia y el idioma árabe. Un país rico que vive principalmente del gas y del petróleo, pero cuyos habitantes viven de una forma más bien precaria, algunos de ellos, sobre todo jóvenes, desean poder comenzar una nueva vida mudándose a Francia, pero al no tener visado ni pasaporte lo tienen que hacer de forma ilegal.
El profesor universitario francés de origen argelino, Mohamed Hamidi, debuta brillantemente como guionista y director con esta película de claros tintes autobiográficos, que subraya la necesidad de no perder las propias raíces familiares, al tiempo que describe la tragedia de tantos inmigrantes ilegales.
“Lo más destacable de la película es su fotografía, que consigue enfatizar un paisaje rodeado de montañas y zonas semidesérticas que reflejan bien la zona donde se desarrolla la acción”, explicó el coordinador del ciclo.
“Mi tierra” no es una película demagógica, huye de lo fácil y entra en la historia sin dramatizar demasiado. “Cuenta más cosas en hora y media que muchos otros directores reivindicativos con una película tras otra”, opinó Gallardo.
Cinta amable, entretenida y que, además, invita a reflexionar sobre la necesidad de buscar las propias raíces y no renunciar nunca a la cultura y las tradiciones de los padres.

CINE: Oreiro sorprende en “Gilda”

Aunque cuando se anunció el proyecto muchos descreían de la posibilidad, el filme “Gilda: No me arrepiento de este amor”, puede ser una de las propuestas cinematográficas argentinas más interesantes de 2016.
El filme no solo está muy bien logrado sino que además puede marcar un antes y un después en el biopic argentino.
Lorena Muñoz, su directora, decidió comenzar la película con la muerte de Gilda, la partida corporal de este mundo, pero el nacimiento de una de las leyendas de la cumbia argentina.
La película, protagonizada por Natalia Oreiro, tiene una estructura simple, cuenta casi cronológicamente los hechos de la vida de la cantante, utiliza los flashbacks para ir al pasado y mostrar algunos puntos importantes de su vida, con una correcta actuación de Ángela Torres, como la adolescente Gilda. El filme sin embargo, no explora con profundidad algunas partes de la personalidad y vida de la protagonista, como la relación con su esposo o los problemas familiares luego de su muerte.
La actuación de Oreiro en la película es sobresaliente. Dejando de lado la parte cantada de la película, la interpretación de la actriz uruguaya es muy adecuada. Sus movimientos, sus expresiones y la voz remiten directamente a la cantante.