Home / Al toque / Daniel Galli, DT de Los Zorros de Rugby Club: “La figura siempre fue el equipo”

Daniel Galli, DT de Los Zorros de Rugby Club: “La figura siempre fue el equipo”

Muy cerca de cumplir el décimo año de su fundación (lo festejará en los primeros meses de 2018), Río Tercero Rugby Club cerró otra temporada con un balance deportivo altamente positivo.
Por segundo año consecutivo la joven institución de esta ciudad se consagró campeona dentro de la competencia oficial de la Unión Cordobesa de Rugby, y al igual que en 2016 ganó el título en el Torneo de Desarrollo y de esa manera obtuvo el derecho a jugar en 2018 en la segunda categoría del rugby provincial.
“El título lo logramos con trabajo y un esfuerzo permanente durante todo el año, con familias y cuestiones laborales desatendidas. Esto es muy amateur, y llegar a esta instancia y coronarla de esta forma, la verdad que fue un premio y no podemos pedir más”. Así lo expresó Daniel Galli, quien junto a Sebastián Gaido son los entrenadores del plantel superior de RTRC, popularmente conocido como Los Zorros.
“El título lo ganamos de punta a punta, invictos. Eso habla bien del plantel en general porque a pesar de que el equipo fue rotando en puestos y jugadores, siempre se mantuvo el buen nivel de juego”, agregó Galli.
-¿Cómo está conformado el plantel campeón?
-No todos son de Río Tercero. Tenemos jugadores que por cuestiones laborales están viviendo en esta ciudad y también pertenecen al plantel. Pero la mayoría son de acá, jóvenes y gran parte no tiene más de 23 ó 24 años.
-¿Ya están pensando en jugar el año próximo en la segunda división de la Unión Cordobesa?
-El año que viene vamos a jugar en la segunda división o el ascenso, aunque va a depender de que cumplamos un requisito puntual de la Unión y que es la cantidad de jugadores. Si llegamos al número que exige el reglamento, estaremos en el ascenso. El rugby es un deporte de roce, de fricción y por eso se necesita de ese volumen de jugadores que pide la Unión. En este deporte se necesita más que en cualquier otro, por ejemplo por cuestiones de lesiones. Acá en el club tenemos muchos chicos, pero el número es medio ficticio porque siempre hay cuatro o cinco menos.
-De acuerdo a lo que pide la Unión Cordobesa de Rugby, ¿cuántos jugadores más necesitan?
-Necesitamos aproximadamente entre 15 y 20 jugadores más. Es una cantidad bastante considerable, pero tenemos fe que podemos llegar a conseguirla. Hay muchos que podrían estar jugando pero por cuestiones personales están inactivos, y a ellos queremos traerlos nuevamente al club para que se reincorporen y vuelvan a jugar.
-¿Fue más fácil de lo previsto ganarle a todos los rivales?
-Sí en las dos fases de grupo, donde conseguimos tanteadores abultados y fue bastante tranquilo. Pero no así en las instancias finales. Incluso el último partido que definió el Nº 1 de la Copa de Oro, antes de la semifinal, lo jugamos con el mismo equipo que después llegamos a la final (Alianza de Jesús María) y lo ganamos por solo un punto y podría haber sido para cualquiera. Así es más o menos el nivel del ascenese día una verdadera fiesta.
-¿Qué puede decir del equipo que dirigió junto a Sebastián?
-El equipo va adelante gracias al grupo humano que se formó, donde todos ‘pechan’ para adelante y que no acepta a nadie que pueda tirar para abajo. Esa es una consigna, y ellos la entienden. Eso ayuda mucho. El grupo humano es fantástico, los chicos son excelentes personas y eso hace que todo sea más fácil.
-¿Cuánto tuvo que ver el cuerpo técnico en esta consagración?
-Nosotros lo que hicimos fue que los jugadores pudieran aprender distintas técnicas y tácticas de juego, y que no habían visto antes o las pudieron desarrollar con sus otros entrenadores. En cuanto a lo grupal, con la personalidad de Santiago y la mía le hicimos ver a los jugadores que lo imporante es la unidad. Cuando logramos aglomerar a todo el plantel, que todos pensaran lo mismo y fueran para el mismo lado, se hizo mucho más fácil.
-¿Cómo está Río Tercero Rugby Club?
-Excelente, el club goza de muy buena salud. Se trabaja con mucho esfuerzo, pero institucionalmente está bien.