Home / Sin categoría / El creador de la abeja de Río Tercero sigue su carrera a nivel internacional

El creador de la abeja de Río Tercero sigue su carrera a nivel internacional

Río Tercero es testigo de la sensibilidad del artista plástico Alejandro Marmo, aquel que en el año 2002 llegó a Río Tercero atraído por la historia de la ciudad y pidió permiso para dejar aquí un “rastro suyo”. Así nació la escultura emplazada en la plazoleta de las Américas, en barrio Villa Elisa, que tiene forma de abeja y fue realizada con materiales de rezago de la Fábrica Militar local. La llegada del artista se produjo cuando el escritor y gestor cultural Mario Trecek se desempeñaba como secretario de Cultura del Municipio.
Marmo, cuyas obras son reconocidas a nivel nacional e internacional, volvió a ser noticia ya que el creador plástico inauguró en Tokio una muestra fotográfica de su obra, realizada con desechos urbanos e industriales.
La exposición acercó al público tokiota el resultado de algunos de los talleres y proyectos sociales de Marmo, que ha trabajado con niños, obreros desempleados o ancianos para crear esculturas e instalaciones con materiales aparentemente inservibles.
“En América Latina hay una gran necesidad de integración social. Y, cuando la gente ya no cree en discursos, se trata de generar un nuevo método de comunicación, el arte”, explicó Marmo.
Desde hace cerca de diez años, este argentino trabaja con algunos de los sectores más desfavorecidos de la sociedad para darles una herramienta de integración, como es el crear obras tangibles a partir de desechos.
“El arte es normalmente un universo elitista. Yo, que venía de una familia obrera, entré de la única manera posible: jugar a ser artista. Y el juego y la imaginación son los mejores métodos para la integración”, indicó.
Las imágenes presentadas en Tokio muestran esculturas como la “Sirena del Río de la Plata”, colocada en una céntrica avenida bonaerense y realizada en 2001 por obreros desempleados con materiales de las fábricas.
También se pueden ver una serie de insectos gigantes creados con restos metalúrgicos -entre los que se cuenta la abeja de Río Tercero- o el enorme ajedrez que, con metal y plástico, construyeron cientos de personas -desde escolares a vecinos de barrios de la periferia de la capital- para el bicentenario de la revolución que llevó a la independencia argentina. “El objetivo es generar desarrollo cultural y lúdico desde la inutilidad”, recalcó Marmo.

Orgullo en Río Tercero

Ante la noticia sobre los logros de Marmo, muchos riotercerenses no pudieron menos que sentirse orgullosos al pensar que un testimonio de la capacidad y sensibilidad de este artista, también quedó plasmado en la ciudad.
Cabe recordar que en 2014, Marmo también fue noticia en Río Tercero, ya que en ese año dos de sus trabajos fueron bendecidos por el papa Francisco y se colocaron en la residencia pontificia de Castelgandolfo. Se trata del Cristo Obrero y la Virgen de Luján, también realizadas con material de descarte.