Home / Al toque / Gabriel Zaninetti: el campeón que no se considera piloto

Gabriel Zaninetti: el campeón que no se considera piloto

Al igual que en 2014, en esta temporada el joven riotercerense Gabriel Zaninetti (29) ganó el título en el tradicional Campeonato de Regional de Trepadas que volvió a fiscalizar la Federación Regional de Automovilismo Deportivo de la Provincia de Córdoba.
Tras la última fecha que se disputó en Villa de Soto, en las posiciones finales de la categoría mayor (A1) Zaninetti le teminó sacando 23 puntos de diferencia (163 a 136) a Ernesto Piovano (cordobés capitalino radicado en esta ciudad), dejando en la tercera posición a su coterráneo Juan Falistocco. Cuarto finalizó el corralitense Alejandro Pancello, vencedor en la fecha clausura del calendario 2016.
“La peleamos un montón para ganar el título”, señalo el flamante campeón en diálogo con Al Toque, quien tuvo en su butaca derecha a Guillermo Píttaro, también campeón entre los navegantes.
A lo largo de toda la temporada, el flamante campeón ganó dos fechas (en Las Arrias y Quilino), en cuatro finalizó segundo (Deán Funes, Río Tercero, Embalse y Villa de Soto) y en las dos restantes en una abandonó (Balneario, por rotura de motor) y en la otra fue excluido (La Paz).
Dentro del ambiente mecánico competitivo, Zaninetti lleva totalizadas 37 carreras. En 2011 debutó en Rally de Río Tercero, y desde 2014 realizó los tres campeonatos completos en el Regional de Trepadas.
“Siempre me gustaron los autos. Yo iba a las carreras con el ´Flecha´ Freggiaro, cuando él le hacia el auto a Falistocco (Juan). Un día se me dio por vender un auto y compré el primero de competición, le dije a mi papá y medio que no le gusto, pero después se convenció”, manifestó Zaninetti, quien además agregó: “A la hora de correr se sienten muchas cosas, uno se acuerda de todo el esfuerzo que hace la familia y primero que todo pienso en ellos, y también en todos los que me apoyan, como los sponsors, mecánicos y amigos”.
-¿Qué pasó con vos en cada carrera?
-En un fin de semana, en dos días uno tiene que salir a demostrar lo que ellos (mecánicos y familia) hicieron durante el mes. Está bien que uno lo hace por diversión o por hobby, pero la responsabilidad es muy grande, que es no abandonar y tratar de ir lo más adelante posible cueste lo que cueste. Lo importante hoy en día es el apoyo de todos, y tanto yo como mi navegante somos referentes, nada más que eso. Demostramos todo lo que hacen muchos para ayudarnos a nosotros, porque sin ellos no podemos ser lo que somos.
Zaninetti cuenta con el apoyo del experimentado Píttaro como navegante, y al respecto señaló: “La verdad que estamos muy contentos. Es la primera vez que corrí con Pittaro, y el me ayudó mucho en manejo del auto, porque la categoría grande es complicada, son autos con mucha potencia”.
En tanto, al ser consultado sobre cómo se considera como piloto, el reciente campeón remarcó: “No me las creo que soy piloto todavía. Yo sigo trabajando y haciendo mis cosas. Soy un chico que le gusta manejar un auto de carrera y trato de demostrar que todo se puede, que no hace falta haber tenido una escuela de kárting para manejar un auto de carrera. Cuando a uno le gusta y se dedica a eso los frutos se ven”.
-¿Qué diferencia hay entre el título que ganaste en 2014 y el que otuviste en 2016?
-Son muy particulares. En 2014 cuando comencé a correr con el Gol fui a Villa del Dique, gané mi carrera y ya no quería correr más, es como que había tocado el cielo con las manos. Me emocioné mucho, lo sentí con una alegría inmensa. Ese año ganamos el campeonato y le dije a mi papá que nos proyectáramos dos categorías más adelante para ver que pasaba. Y así ocurrió, pero en 2015 se me rompió el motor en la última fecha y me tuve que conformar con el subcampeonato. En 2016 se nos dio porque se nos tenía que dar, fue por la lucha continúa de todos los días, de mejorar, y lo festejé más porque me saqué la bronca por perder el título el año pasado.
En tanto, para el año que viene Zaninetti tiene planificado hacer las dos primeras fechas del Regional de Trepadas para probar el auto, pero de lleno se dedicará al Rally Provincial: “Está bien que en mi categoría no hay muchos autos, pero es un rally que tiene más días de competencia y se hacen más kilómetros”, explicó.
Consultado además a Zaninetti sobre si es muy costoso competir en el Rally de Trepadas, manifestó: “El automovilismo es caro. Si uno se pone a ver lo que se gasta, no corre. Yo por carrera gasto seis gomas. Si uno se pone a ver los gastos que tiene corriendo, la piensa porque esa plata la puede usar para otras cosas. Tengo un par de años para seguir haciendo esto, lo que me gusta. Laburo -agregó- el mes para correr. Obviamente que me ayuda mi papá, y algunos sponsors que me dan una mano muy grande. Es mucho el sacrificio que hace mucha gente. Me vaya bien o mal, siempre agredezco ir a correr porque hay mucha gente que me apoya. El automovilismo me trajo muchos amigos”.
Por último, el joven piloto riotercerense también opinó sobre el trabajo que han tenido todos su navegantes a lo largo de su corta y éxitosa trayectoria: “Píttaro me ayudó muchísmo, al igual que todos los navegantes que tuve. Primero corrí con mi mejor amigo Martín Quintana; despues con Pablo Falistocco, quien es piloto de pista y me enseñó tácticas de manejo; en 2015 lo hice con Jeremías Cáceres (de Embalse), quien también me ayudó en el manejo; y este año lo tuve a Guillermo Píttaro por una cuestión de amistad. Soy lo que soy arriba de un auto o manejando, gracias a todos los navegantes que tuve”.
Junto con Zaninetti y Píttaro hubo un gran equipo de mecánicos, encabezado por Germán Schwartz, quien estuvo acompañado por Juan González y Edgar Acevedo.
Además, Zaninetti contó con la ayuda y el apoyo principalmente de sus padres (Eduardo y Mabel), su novia Aylén y uno de sus tantos amigos: Lucas Benito.