Home / Al toque / Fútbol / LRRF / 1ra DIVISIÓN A / Horacio Ramseyer: “Los jugadores tienen el mérito”

Horacio Ramseyer: “Los jugadores tienen el mérito”

Humildad cien por ciento. El entrenador campeón paró la pelota luego de la tremenda alegría del domingo y sostuvo lo mismo que dijo durante todo el año sobre quienes son los verdaderos protagonistas de la conquista. “Hay un grupo que se merece todo”, afirmó.

Es un tipo simple Horacio. Tan simple que un par de días después de haber salido campeón por segunda vez en el año con Vecinos Unidos tiene la misma mirada humilde y el discurso reflexivo que cuando la dirigencia del club le confió el cargo más importante.
Alejado de las declaraciones estruendosas y con un perfil bajo, Ramseyer moldeó un equipo que se ganó un lugar en la historia tanto del club de barrio Castagnino como de la Liga Regional Riotercerense.
Apostó por un esquema ofensivo y lo mantuvo hasta en las situaciones más difíciles; tomó decisiones complicadas en la mitad del camino y lo hizo con mucha personalidad; se graduó como técnico en este Clausura y se llevó el reconocimiento máximo.
“Ahora que pasaron un par de días se analiza todo un poco más frío, las cosas malas que pasaron en el medio dejan su enseñanza y se valoriza el resultado final porque mantuvimos una idea y fuimos los que más buscamos”, resalta el entrenador que está desde agosto del año pasado al frente del primer equipo del club de barrio Castagnino.
-Es cierto que jugaste siempre igual, ¿pero nunca dudaste y quisiste cambiar sobre la marcha?
-No, porque lo intentamos una vez en el Provincial y me salió tan mal que dije no lo hago más. Decidimos jugar siempre con la estrategia que mejor nos cae y hacer sentir cómodos a nuestros jugadores.
-¿Fue difícil sostener a los jugadores con menos nombre en el equipo titular?
-Nosotros buscamos al hombre no al nombre. Está claro que hubo decisiones difíciles por sacar a tal o cual jugador, pero lo cierto es que los que les tocó entrar cumplieron y nos dieron la certeza de que no nos habíamos equivocado en la decisión.
-¿Las decisiones son tuyas o de todo el cuerpo técnico?
-La decisión final la tomo yo pero consulto mucho a mis compañeros, me gusta escucharlos porque cada uno tiene un punto de vista y eso ayuda a tener un panorama más amplio.
-Con poca carrera como técnico, te tocó dirigir a Castro que es todo un referente, ¿fue fácil?
-Lo hizo muy fácil él porque es un líder muy positivo, yo conseguí un respaldo en él. Lo he hablado con varios técnicos que lo han tenido y dicen lo mismo. Nunca te va a cuestionar nada ni se va a poner por encima de uno. No tira para atrás en nada, apoya al técnico y da arengas motivadoras al plantel.
-Ya sos un técnico consagrado ahora…
-No, no (interrumpe)… yo tengo que seguir trabajando y aprendiendo. La humildad no se tiene que perder, hay que mantener una idea de juego pero cambiar uno por los títulos no tiene sentido, el fútbol da muchas vueltas hoy te pone arriba y en un par de meses podes estar abajo.
-¿Realmente sostenés que los jugadores tienen el mayor mérito siempre?
-El técnico va a ser notorio si su equipo es notorio, pero el equipo es lo importante. Primero se habla de los jugadores de un equipo y después de quien lo dirige. El éxito si se quiere es secundario para el técnico, el mérito del resultado deportivo es de los jugadores.
-¿Marcaron la diferencia desde lo físico?
-El profe Marín es el más profesional de los integrantes del cuerpo técnico y para mí el mejor preparador físico que hay en la Liga. Hace un trabajo importante y no me cabe dudas de que marcamos diferencias desde lo físico. Llegamos enteros al cierre de los partidos y es su mérito.
-¿Sentiste siempre el apoyo de la dirigencia?
-Realemnte sí. Yo tuve un momento en el que las cosas no salían y me sostuvieron en el puesto. Creo que es lo que correspondía con un técnico joven que salió de las inferiores del club pero no siempre se hace y por eso les estoy muy agradecido también. Hay muy buena calidad humana en las personas que trabajan en Vecinos.

El plantel
Iván Castro, Claudio Moreno, Nicolás Rodríguez y Rodrigo Barcellona tenían en su haber al menos un título de campeón en la Liga Regional y se incorporaron para darle a Vecinos un salto de calidad este año pero también llegaron jugadores con menos pergaminos como Rodrigo Medina, Juan José Capatto y Saúl Albornoz.
-¿Fue difícil armar la base del equipo?
-Tenemos un poco de todo. Jugadores con experiencia que siempre hacen falta, otros que se ponen el overol, trabajan en silencio y aportan una regularidad importante; más un grupo de jóvenes que rindió de gran forma. Las cosas se fueron dando por su propio peso y siempre elegimos al que estaba mejor para jugar.
-¿Cómo convenciste a Barcellona para que volviera a jugar de ocho?
-Nosotros lo trajimos como nueve de área pero la necesidad nos llevó a ponerlo de ocho y es un jugador que aporta mucho desde esa posición, más allá de tener las condiciones físicas de un nueve, a mí me gusta como extremo por la potencia que tiene.
-¿Albornoz y Capatto son obreros del silencio?
-Son jugadores muy importantes. Saúl (Albornoz) es el típico cinco pata larga que a mí me gusta porque llega a todas y está muy concentrado siempre. Mientras que Capatto tiene un trabajo de desgaste en la ofensiva asombroso, juega muy bien cuando no tiene la pelota por su movilidad y como consigue espacios.

Cuando comenzaron los entrenamientos de la pretemporada seguramente Horacio ni imaginaba un cierre de año como el que tuvo y no dudó en dedicarle estos éxitos a su familia: “Ellas están siempre, son el bastón para cuando tambaleo, si estoy triste están tristes conmigo y si doy la vuelta olímpica están a la par festejando”.
Los resultados deportivos premiaron esta vez a un técnico de pefil bajo que dejó su sello en el equipo. Hay veces que no es necesario levantar la voz para hacerse escuchar.