Home / Locales / Judiciales / Novedoso fallo: autorizaron adopción directa a guardadores de cuatro hermanos

Novedoso fallo: autorizaron adopción directa a guardadores de cuatro hermanos

La Justicia permitió que dos parejas que habían tenido en guarda a cuatro hermanos, los adoptaran, aunque el Código Civil prohíba la adopción directa. Los padres biológicos estuvieron de acuerdo.

Una jueza se encontró con una historia y una encrucijada. La historia era la de cuatro hermanos que habían sido retirados de su hogar y entregados en guarda a dos matrimonios, con quienes estuvieron cinco años. Las parejas quisieron adoptarlos, y aquí apareció la encrucijada: las leyes argentinas prohíben expresamente la adopción directa. Hubo una serie de factores que llevaron a la jueza a tomar una decisión excepcional.

Así, la Justicia de Río Tercero, dictó un fallo novedoso en el que permitió adoptar en forma plena a estos dos matrimonios que hacía cinco años tenían la guarda de los cuatro hermanos.

La Jueza de Control, Niñez Juventud y Penal Juvenil y Faltas, Sonia Pippi, y el titular de la Secretaría de Niñez y Juventud Mario López, dispusieron entregar la guarda con fines de adopción de cuatro hermanos (tres a un matrimonio y uno a otro), dar por cumplimentado el período de guarda (seis meses), declarar la inaplicabilidad del artículo 616 del Código Civil y Comercial (inicio del proceso de adopción) y hacer lugar a la adopción plena de los hermanos, con la obligación de mantener los vínculos entre ellos.

En el año 2012 la Uder Villa María retiró a los cuatro hermanos del seno familiar por considerar que se estaban vulnerandos sus derechos. Entonces se dispuso la guarda a familias de acogimiento, las mismas que ahora los adoptaron.

Si bien se trató de revincular a los chicos con sus padres biológicos no fue posible y en octubre de 2016, con el caso ahora bajo la órbita de la Uder Río Tercero, se remitieron los antecedentes al Tribunal de Niñez y Juventud. El órgano judicial no solo ratificó la medida sino que en abril de 2017 declaró a los niños en situación de adoptabilidad.

Fue entonces que los dos matrimonios que hasta el momento habían tenido el rol de familias de acogimiento solicitaron la guarda judicial con fines de adopción.
“Se hizo lugar a la solicitud fundamentalmente basados en el interés superior del niño traducido esto en brindarle una situación de contención y filiación estable, emplazándolo de manera definitiva en una familia, además del hecho de encontrarse de hecho en un verdadero ‘estado de hijo'”, se señaló en el fallo.

La jueza además tuvo en cuenta la opinión de los chicos quienes expresaron su deseo de continuar con las familias con quienes habían vivido por cinco años, y a quienes llaman papá y mamá. Se comprobó que los menores se encontraban plenamente integrado a sus respectivas familias y además la madre biológica manifestó su voluntad de entregarlos en adopción a sus actuales guardadores.

En base a todo lo mencionado y sumado el hecho de que los adoptantes reunían los requisitos exigidos por la ley, se dispuso la guarda judicial con fines de adopción de los niños. Se dio por cumplido el plazo de los seis meses para iniciar la adopción, dado que los niños se encontraban desde hacía ya más de cinco años contenidos material y afectivamente y garantizados todos sus derechos.

En este caso en particular la jueza declaró la inaplicabilidad del artículo 166 del Código Civil que contempla el inicio de otro proceso de adopción. Consideró que iniciarlo y dilatar el pronunciamiento de dar certeza jurídica definitiva a la situación de los menores, va en contra del “interés superior del niño”, contrariando normas de mayor jerarquía, como la Convención de los Derechos del Niño.
“Sería una intromisión excesiva del Estado dentro de las familias, revictimizaría a los niños con nuevos procesos y audiencias”, señaló la jueza. Argumentó que con su decisión “se evita un desgaste jurisdiccional innecesario”, y dijo que además ya se contaba con la opinión clara de todas las partes y la aptitud de los adoptantes, y que se encontraban respetados los principios y cumplidos los requisitos del instituto de la adopción.

Un comentario

  1. Felicito a Sra. Jueza, al fin alguien que actúa con sentido común pensando en el bienestar de esos niños.