Home / Regionales / Almafuerte / Operativo Verano Almafuerte: Cómo se trabajará la seguridad durante la temporada

Operativo Verano Almafuerte: Cómo se trabajará la seguridad durante la temporada

El crecimiento como destino turístico puede traer beneficios pero también responsabilidades como la relacionada con la seguridad.  Atento a esta tendencia, desde hace un par de temporadas, Almafuerte monta su propio Operativo Verano. Días atrás, fueron presentados algunos de sus lineamientos, junto con la entrega de un nuevo móvil policial y una unidad de seguridad ciudadana.

Hasta que el comisario Cristian Brassine regrese de su licencia, a finales de este mes, se encuentra temporalmente a cargo, el subcomisario Claudio Argüello. La autoridad policial manifestó que desde noviembre ya vienen observando un importante flujo de visitantes, lo que hace presagiar una intensa temporada en ese sentido.

Se espera que la conclusión de la autovía contribuya con una mayor llegada de visitantes, pero no todos con intenciones de descansar y pasarla bien, porque el delito también se importa. Para ello y como parte de este operativo especial, se espera que en los próximos días arriben alrededor de 10 efectivos, principalmente desde Río Tercero y Córdoba.

Los mismos, llegarán para reforzar el plantel actual de 15 policías que posee la dependencia local. Argüello explicó que la atención estará puesta en torno al lago, el río, el predio La Bomba y barrios aledaños como Tierras del Fundador y Pinares, donde se encuentran la mayoría de las cabañas. A su vez, como novedad para este año, se incluye al “radar de la seguridad”, la costa norte del lago. Esto tiene que ver con su proceso de incorporación al ejido urbano de la ciudad, a partir de acuerdos con el departamento Calamuchita y la obra de la autovía.

De todos modos, el subcomisario aseguró que al mantenerse el plantel habitual, no se verá alterado el habitual patrullaje, en el resto de la ciudad. Se sabe que en época de vacaciones, varias viviendas quedan despojadas de moradores y pueden representar una tentación para los malvivientes. Vale agregar que por tratarse de un destino turístico, ningún miembro de esta fuerza se toma licencias durante los meses de enero y febrero.

De acuerdo al operativo trazado, entre el mediodía y las 22 se observará el mayor despliegue policial, en consonancia con el movimiento de gente. Los fines de semana y especialmente para Navidad y Año Nuevo, donde se harán las tradicionales y multitudinarias fiestas junto al lago, serán momentos clave para reforzar la seguridad. Naturalmente, se hará un trabajo coordinado con otras fuerzas como Defensa Civil, el Cuerpo de Inspectoría Municipal (CIM) y Bomberos, que tendrá especial actuación en eventuales rescates acuáticos. Estos últimos, están autorizados a navegar con una embarcación a motor para realizar patrullajes.

Como ocurre cada verano, se instalará una casilla policial en la bajada de entrada al Complejo Piedras Moras. También se implementó una “línea directa” entre los siete paradores que operarán junto al lago y la Policía. A los 3 móviles, -dos autos y una camioneta-, se le sumó recientemente la incorporación de una Fiat Toro y también se utilizará una motocicleta. También hay que tener en cuenta el móvil de seguridad ciudadana que será manejado por inspectores municipales y personal de Defensa Civil, para completar una guardia que cubrirá las 24 horas. En cuestiones de logística, Argüello agregó que se realizan gestiones para incorporar un cuadriciclo, vehículo ideal para transportarse en zona de playas.

En cuanto a la tarea policial, el subcomisario afirma que la clave es enfocarse en la prevención, con mayor presencia. Según la experiencia de veranos pasados, los ilícitos más comunes tienen que ver con hurtos de objetos personales que la gente descuida en la playa o deja en vehículos estacionados en zonas más alejadas. Precisamente, los inspectores trabajarán especialmente en ordenar los lugares permitidos para dejar los autos. Algunas riñas son otras situaciones que suelen demandar la intervención policial, pero resultan más frecuentes en el balneario junto al río.

El operativo también incluirá un refuerzo de los controles vehiculares, tanto de automóviles como motocicletas. Esta tarea aparece como un complemento de la presencia de Policía Caminera que suele tener dos puestos fijos en los extremos de la ciudad. De todos modos, esa fuerza trabaja de manera independiente a las autoridades locales y su accionar es directamente operado desde Córdoba, sin demasiada injerencia local.