Home / Regionales / Almafuerte / Por violencia doméstica se atienden tantos hombres como mujeres

Por violencia doméstica se atienden tantos hombres como mujeres

Prevención. Víctimas y victimarios son alcanzados por un programa que lleva adelante el Hospital Municipal. Aseguran que la atención es inmediata.

A partir del “mes de la mujer” pero proyectado en el tiempo, se busca consolidar en Almafuerte, el “Programa de Prevención y Asistencia a la Violencia Familiar y de Género”.
Desde el año pasado, esta política que parte del Hospital Municipal Salvador Scavuzzo, intenta sistematizarse y tornarse más visible, con el objetivo de sensibilizar a la población.
Si bien el foco está puesto mayormente en las mujeres -principales víctimas de este flagelo social-, el programa atiende prácticamente la misma cantidad de hombres, generalmente los victimarios.
Así lo aclara Diana Scorza, integrante del directorio del Hospital y quien está al frente de la iniciativa.
La licenciada en psicología precisó que de 52 casos que llevan atendidos, 25 fueron mujeres y 27 hombres, generalmente derivados de oficio por el Juzgado de Río Tercero, tras las denuncias.
Es decir, se busca contener a quienes padecen la violencia doméstica pero también revertir conductas de quienes la generan, aunque por lo general muestren menos adherencia y reconocimiento del problema, sostiene Scorza.
La funcionaria hace referencia a la “desigual distribución del poder entre hombres y mujeres”, como la principal generadora de violencia.
La situación alcanza a todos los sectores socio-económicos, incluso “la clase acomodada suele ser la más vulnerable”, destaca Scorza, ya que no están en el foco de la salud pública.

Acciones
De una manera u otra, intervienen en este programa, todos los actores vinculados con la salud pública en la ciudad.
Siguiendo la política de “puertas afuera” que intenta imprimir la gestión del Hospital, se apela, por ejemplo, a quienes trabajan en las salas asistenciales para detectar casos de violencia, que como se sabe, no siempre salen a la luz de manera natural. Relevamientos socio-sanitarios que se vienen realizando en los barrios y la interacción con otras áreas vinculadas a Desarrollo Humano, Acción Social y el Centro de Apoyo al Niño y la Familia, integran el abanico de acción.
Incluso, consultas por otras molestias físicas en el Hospital, suelen ser redireccionadas al radar de este programa, en cuanto se presume o detecta que la violencia doméstica resulta el origen de esa dolencia.
También se solicita que personas no afectadas directamente pero cercanas a esas situaciones ayuden a detectarlas.
Otro sector importante en el cual focalizarse son los niños, enfatiza Scorza, víctimas directas en un hogar violento.
Atento a ello es que una de las principales acciones de este programa, son las campañas de concientización en los colegios, como pudo observarse ya el año pasado y continuarán en el presente.
Los chicos fueron protagonistas de marchas y diferentes expresiones artísticas sobre el tema, que se hicieron en las calles de la ciudad. En una de las más visibles los papás de los alumnos firmaban en pañuelos un compromiso en contra de la violencia, que luego fueron colgados en el andén del ferrocarril.
“Estamos en un contexto social violento y los adultos debemos hacernos cargo”, expresó Scorza.
La co-directora del Hospital entiende que “hay más casos de los que llegan al programa y nos preocupa”, por lo que resultará clave la difusión.
A su vez, garantizó para quienes se animen a solicitar asistencia por esta vía, que la atención será “inmediata” y siempre hay un psicólogo listo para atender cada caso.