Home / Locales / Río Tercero está cerca de un acuerdo por su deuda en dólares

Río Tercero está cerca de un acuerdo por su deuda en dólares

En diálogo con Radio T y TRIBUNA, el intendente Alberto Martino reveló detalles de su encuentro con el ministro del Interior nacional Rogelio Frigerio. Habló también de las obras. “Estamos desesperados para hacer obras y que la plata nos alcance. Hoy no hay plata en ningún lado. Queremos que las obras se puedan hacer con el mejor precio”, dijo al responder acusaciones opositoras.

El gobierno del intendente Alberto Martino también habla de “pesada herencia” cuando apunta a su deuda más importante. Los 15 millones de dólares que se adeudan al ENOHSA por la obra de cloacas de los años ’90 (unos 225 millones de pesos), se han convertido en la espada de Damocles de la gestión.
Sin dudas hay preocupación. El Ente Nacional de Obras Hídricas y Saneamiento, intima para cobrar y hasta puede llegar a ensayar una alternativa que ya puso en práctica en alguna oportunidad: el embargo de la coparticipación. De ese crédito tomado en dólares por la administración del intendente Carlos Rojo, solo se pagaron escasas cuotas.
Pero ahora, con la asunción del nuevo gobierno en la Nación, Río Tercero negocia una salida política y económica viable.
El paso lo dio la semana pasada el intendente Alberto Martino, quien le expuso la inquietud al ministro del Interior Rogelio Frigerio en un encuentro en la Casa Rosada que fue facilitado por el diputado nacional radical Mario Negri.
“Se realizaron algunos pagos a cuenta para paliar el problema, pero a fin de año se puede venir un nuevo embargo de la coparticipación si el tema no está solucionado”, destacó Martino ayer a TRIBUNA.
El arreglo buscado es político o bien económico pero en cuotas accesibles para el Municipio. Para medir su envergadura, la deuda equivale al 50 por ciento del presupuesto anual de la Municipalidad.
En esa situación se encuentran además otras municipalidades del país y la Cooperativa de Servicios de Almafuerte, que en el año 2002 se vieron perjudicadas por la devaluación asimétrica del peso y la decisión posterior de no pesificar la deuda a valores razonables para los estados municipales. La deuda total de Córdoba ascendería a unos 50 millones de dólares.
“El ministro tomó la decisión de tratar de solucionar este tema de manera política con la Provincia, en el marco de la compensación de deudas que negocian entre Nación y provincias”, reveló Martino.
“Para nosotros son montos impagables. Se ha hecho una bola de nieve que jamás la vamos a poder afrontar”, destacó el intendente.
Una vez resuelta esa histórica deuda, el Municipio estaría nuevamente habilitado para tramitar y recibir créditos para obras de infraestructura.
“Lo positivo es que Frigerio dijo que él en persona iba a tomar cartas en el asunto”, dijo Martino.
El acceso a las obras públicas no estuvo ausente. “También tocamos ese tema. Vemos que se firman convenios con otras ciudades y nosotros tenemos vedada esa posibilidad a raíz de esto”, concluyó Martino. El compromiso de la Nación es que a medida que se resuelva la deuda, Río Tercero tenga la posibilidad de acceder a nuevas líneas de financiación disponibles en el ENOHSA.
Si la salida política no es viable, Martino dijo que la Municipalidad puede acordar una refinanciación en cuotas “accesibles”, con la posibilidad de quita de intereses y pesificando, que eventualmente pueda ingresar algún pacto fiscal. “El mano a mano con el ministro fue muy positivo y tenemos la tranquilidad que no habrá ninguna medida judicial a fin de año”.
“No me caben dudas que el Gobierno nacional, por la envergadura de los problemas, quiere dar soluciones rápidas a todos y eso es imposible. El Gobierno nacional se ha encontrado con una realidad que no esperaban y al país le está costando arrancar. Pero se le intenta dar impulso a través de la obra pública”, añadió el intendente.

CUESTIÓN DE NÚMEROS

El intendente Alberto Martino criticó al opositor Frente Todos por Río Tercero, que cuestionó la estructura de costos de la obra de adoquinado de la calle Presidente Perón. “La mejor manera de oponerse a una obra es empezar a bastardearla, poniendo en discusión la cuestión de los precios”, dijo Martino. El jefe comunal negó que haya sobrecostos, sino previsiones por aumento de precios. Y destacó que no era necesario para su aval que el proyecto fuera girado al Concejo Deliberante junto al presupuesto, pero el Ejecutivo lo decidió así para compartir la información con el cuerpo deliberativo. El presupuesto es de 3,5 millones de pesos.