Home / Locales / Se escondía en Almafuerte el prófugo de los videos

Se escondía en Almafuerte el prófugo de los videos

Desde hacía días los investigadores lo tenían cercado y ayer, sorpresivamente fue detenido. El prófugo, que tristemente se hizo “célebre” por coserse los ojos y la boca, fue arrestado en Almafuerte. No estaba “lejos” como aseguraba en los videos que la semana pasada circularon en las redes sociales y con los cuales pretendía enviar un mensaje al fical que investiga la causa.
Pablo Sebastián Loza (35) fue detenido por una brigada especial de la Policía, en una vivienda ubicada en la calle Italia al 200, de la vecina ciudad.
Está sospechado de haber participado en una feroz golpiza que recibió un joven de 18 años. Loza y otros cinco sospechosos habrían golpeado a la víctima por un supuesto ajuste de cuentas.
El detenido está imputado por los delitos de robo y secuestro coactivo. El próximo lunes el fiscal de Instrucción Alejandro Carballo, lo citará a indagatoria. Se estima que tras ese trámite judicial, le dictará la prisión preventiva y ordenará su traslado a la cárcel de Bouwer.
En ese mismo servicio penitenciario están alojados quienes serían sus cómplices, otros tres hombres. En tanto, dos de los hermanos de Loza, quienes inicialmente habían sido detenidos por el mismo hecho, esta semana recuperaron la libertad aunque continúan vinculados a la causa. También está involucrada una joven mujer, quien se encuentra con prisión domiciliaria, ya que tiene a su cargo un hijo menor de cinco años.

El operativo
La detención de Loza se produjo alrededor de las 14 de ayer viernes. Varios investigadores se encontraban desde hacía algunos días vigilando la casa en la que se escondía. Aunque no hubo una versión oficial sobre los motivos por los cuales se procedió a su detención recién ayer, trascendió que al percatarse de que estaba cercado por la Policía, el sospechoso habría intentado huir.
Al advertir esto, los policías dieron inicio a un operativo ingresando a la vivienda por los techos y las puertas, y detuvieron a Loza en el patio de la casa. Aunque fue desmentido por autoridades policiales, algunos testigos indicaron que se realizaron disparos intimidatorios para que Loza detuviera su huída.
En la casa donde se escondía el sospechoso se encontraban un hombre, y una mujer de 19 años. Ninguno de los dos fueron detenidos.
Loza fue trasladado a la alcaidía de la Departamental de Policía, en Río Tercero. Allí permanecerá hasta el lunes, cuando sea trasladado al edificio de Tribunales, en donde deberá presentarse ante el fiscal Carballo.

El hecho
La principal hipótesis de la causa indica que la víctima era al parecer integrante de una banda junto a sus atacantes y habría robado en la casa de la mujer que también está imputada. Según la acusación, el joven de 18 años fue subido a un auto y golpeado brutalmente, mientras que el ataque fue filmado y subido a las redes sociales, donde se viralizó.