Home / Locales / Trabajadores de la Fábrica Militar, en alerta por “incertidumbre” laboral

Trabajadores de la Fábrica Militar, en alerta por “incertidumbre” laboral

Los trabajadores de las cinco fábricas militares del país, nucleados en la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE), expresaron su preocupación por la “incertidumbre” laboral y productiva de las empresas y decidieron solicitar una reunión con el interventor Héctor Lostri.
La determinación fue adoptada en un plenario de secretarios generales y dirigentes de ATE en Buenos Aires esta semana.
“Se realizó un profundo análisis de la situación productiva y administrativa de cada una de las dependencias” y “se evidenció una gran incertidumbre entre los trabajadores, frente a la falta de certezas productivas (desinversión, falta de insumos, discontinuidad en los procesos de producción), la continuidad de la precariedad laboral y la falta de comunicación de los concursos de planta permanente -concursados en el año 2015-, además de la existencia de contradicciones entre los principales responsables de la gestión, respecto del destino, la operatividad y las funciones de Fabricaciones Militares”, expresaron a través de un comunicado. La preocupación de los trabajadores apunta, asimismo, a la “falta de un plan de mantenimiento y de organigrama”, como así también “la persistencia de una velada amenaza de despidos”.
En ese contexto, el plenario resolvió solicitar la audiencia con Lostri en “carácter de urgente”, como así también con Hernán Gestoso, coordinador Técnico Administrativo y Legal de Fabricaciones.
En forma paralela, los dirigentes definieron efectuar encuentros, en cada una de las ciudades donde se encuentra instalada una fábrica militar (Jáchal, Fray Luis Beltrán, Azúl, Villa María y Río Tercero) con organizaciones sindicales, instituciones políticas y otras entidades de la sociedad civil, “a los efectos de informar acerca de la situación precaria de Fabricaciones Militares, generando redes y lazos de solidaridad común”.
La seccional de ATE Río Tercero estuvo representada por su secretario General Cristian Colman.

Planteo
No es la primera vez que la dirigencia de ATE plantea su inquietud por la inactividad de ciertas áreas de la empresa estatal, que la intervención le achaca a la herencia kirchnerista.
En el caso de Río Tercero ese escenario es evidente.
La Dirección de la Fábrica local volvió a explicar que la moderna línea de producción de vagones de carga que montó la anterior gestión K, no está concluida, se adeuda en más de un 60% a los proveedores y fue diseñada solo para un modelo de vagón (el porta contenedores o espiga), cuya demanda en el país es inexistente. Nunca existió un compromiso firme de compra por parte del ferrocarril Belgrano Cargas como fue publicitado durante la intervención del camporista Santiago Rodríguez y los prototipos que se fabricaron jamás cumplieron con las normas de certificación para poder ser colocados en las vías. Esa inversión estuvo acompañada de la contratación de decenas de operarios, muchos de los cuales no tienen funciones específicas.
Tanto es así, que para poder producir otro tipo de vagón, incluido el de pasajero, la planta debería ser reformada en su totalidad.
De todos modos, el taller de vagones está abocado a la reparación y reforma de 21 vagones de carga, bajo un contrato de 17 millones de pesos. En ese caso se utilizan algunas áreas de la línea de producción, como la cabina de granallado y pintura.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

*