Home / Al toque / Walter Nicolás Otta: El guía del “Gallito” de Morón

Walter Nicolás Otta: El guía del “Gallito” de Morón

El entrenador riotercerense espera mañana el clásico del fútbol metropolitano ante Nueva Chicago. En esta temporada, conquistó el ascenso a la Primera “B” Nacional con Deportivo Morón (volvió tras 17 años) y lo condujo hasta los cuartos de final de la Copa Argentina. En semifinales, su equipo podría enfrentarse a River Plate. Surgido en Sportivo 9 de Julio, no olvida su tierra y sus orígenes riotercerenses.

El hecho de recibir una llamada desde Río Tercero transforma a Walter Nicolás Otta, el director técnico del Deportivo Morón. Del ritmo frenético vivido en la provincia de Buenos Aires y el fútbol metropolitano, su voz conduce a la calma propia del diálogo con un vecino. Incluso se percibe la nostalgia en su tono.
A lo largo de la entrevista, este trotamundos del fútbol habla de su vida desde una primera persona del plural. Un nosotros que pareciera incluir a familiares y amigos de Río Tercero, que jamás olvida, y traza una cercanía humana, desde la lejana Buenos Aires y mediados por un teléfono celular.
“Venimos de dos años buenos desde que agarramos. Es una locura. En diciembre hará dos años que estamos acá. El balance es altamente positivo. El club hacía 27 años que no podía ascender (NR: su último descenso se produjo hace 17 años). Lo logramos nosotros, después de que pasaran varios entrenadores importantes. Es un momento único en el club. Se hizo un estadio muy grande y la gente acompaña muchísimo”, destaca orgulloso sobre el presente del Deportivo Morón.
-También han sido noticia por los resonantes éxitos en la Copa Argentina.
-La Copa Argentina se ha transformado en un torneo increíble. El primer año que nos tocó afrontarla con Morón, eliminamos a Aldosivi y Newell’s y quedamos afuera con Rosario Central. Y ahora nos tocó Patronato, San Lorenzo, Unión y se nos viene Olimpo. Enfrentamos a seis equipos de Primera y eliminamos a cinco.
-¿Palpitan que estarían a un partido de poder jugar con River?
-Uno tiene la ilusión de poder lograrlo. Pero tenemos a Olimpo primero, que es un equipo de Primera División y es muy difícil.
-¿Seguís muy ligado a Río Tercero?
-Tengo mi hermano, mis primos, mis tíos y mi sobrina. Voy cada vez que puedo. Es mi ciudad y donde nací. Me vine muy chico, a los 16 años, pero extraño mucho mi tierra, a mis amigos y a mi familia.
-¿A los 16 años adónde te fuiste?
-Me vine a Campana, a Villa Dálmine. A los 21 me fui al extranjero y volví a los 34. Hicimos una carrera en el extranjero muy linda. Tengo mi familia en Campana y estoy radicado acá. Es difícil cambiar pero tengo en mi corazón las raíces de mi ciudad.
-Una trayectoria inmensa, por doce países. ¿Qué es lo que más rescatás de la experiencia internacional?
-Rescato las experiencias de conocer distintas culturas. He tenido la suerte de vivir en varios países y compartir con gente increíble. Estamos orgullosos de haber vivido lo que me tocó como futbolista, que fue inolvidable e impensada después de salir de 9 de Julio.
-¿Qué recordás de 9 de Julio? ¿Estás al tanto de la campaña actual?
-Viene mal mi “9” querido. Espero que levantemos para no descender. Recuerdo los momentos de mi adolescencia. Salíamos campeones siempre en Cuarta y en Quinta. Debuté en Primera de la mano de Moyano (Juan José) en un torneo relámpago y después ya me vine (a Campana). Jugaban por ese tiempo “Quique” Villalón, la “Chancha” Reyna y Sergio Lazo, que eran ya consagrados. Veníamos de atrás con una camada joven.
-¿Y cómo fue tu partida a Campana de tan joven?
-Me vine solo. Me la jugué. Fue duro y muy difícil. Estuve mucho tiempo sin poder volver, por cuestión de distancias. Tenía que hacer combinaciones con Villa María y económicamente no era fácil porque todavía acá no cobraba sueldo. Fueron momentos muy duros de mi adolescencia, dejé mis amigos y mi vida en Río Tercero. Fue de llorar mucho pero quería ser jugador de fútbol, luché mucho y lo pude lograr.
-¿Pero no estás arrepentido?
-No me arrepentí porque uno analiza la carrera y valió la pena. Pero me perdí compartir momentos con mis amigos. Pero tenía que buscar mi futuro y quería ser jugador de fútbol profesional. Estoy más que agradecido de lo logrado.
-En Córdoba, ¿no se dio ninguna chance?
-Estuve muy cerca de ir a Instituto cuando estuvo el “Mostaza” Merlo. Pero no se terminó dando.
-¿Terminó siendo algo natural pasar del retiro como jugador a la dirección técnica?
-Cuando volví a Campana, empecé a estudiar mientras estaba jugando. Me recibí de entrenador y empecé en las divisiones inferiores de Dálmine. Tuvimos la suerte de ascender con el primer equipo a la “B” Metropolitana. A partir de ahí, empezamos la carrera de entrenador en la que gracias a Dios me está yendo muy bien.
-Ha quedado tu imagen enojado de hace poco tiempo. ¿Qué te pasó en ese partido?
-Y la verdad que me enojé (risas). Pero sinceramente estoy un poco avergonzado, nunca me habían echado por una cuestión de disciplina. La saqué barata por los antecedentes que tenía, me dieron dos partidos nomás.
El clásico
Mañana a las 14.35, Morón enfrenta a Chicago. “Es un clásico muy importante acá en la zona. Son dos barrios con dos clubes muy grandes. Hay mucha historia. Iremos a ganar”, promete Walter Nicolás Otta, y el “Gallito”, con la determinación de su DT, saldrá decidido a lograrlo.